Inicio Recetas light Albóndigas de pavo y queso fresco con crema de calabaza y zanahorias

Albóndigas de pavo y queso fresco con crema de calabaza y zanahorias

290
0
Compartir

Las albóndigas de pavo pueden convertirse en un plato muy delicioso si las acompañas con una crema delicada como la de calabaza y zanahorias: el resultado es una idea simple, pero al mismo tiempo muy cautivadora visualmente, que se puede servir en un pica pica, en tus aperitivos o como segundo plato, ligero y muy saludable.

Los beneficios nutricionales de las albóndigas de pavo con crema de calabaza

La calabaza y las zanahorias son ricas en vitaminas y antioxidantes, que aseguran nutrición al organismo y ralentización del envejecimiento celular al contrarrestar la acción nociva de los radicales libres.

En particular, ambas contienen carotenoides, compuestos antioxidantes, responsables del color anaranjado de estos vegetales, que nuestro organismo transforma en vitamina A y que, en ese punto, actúan para mejorar la visión nocturna, intervenir en la morfogénesis fetal, ayudan a las defensas del sistema inmune y en la prevención del envejecimiento celular. El otro elemento común es el contenido calórico muy bajo (18 Kcal / 100 g para la calabaza, 35 kcal / 100 g para las zanahorias) que, combinado con el alto poder de saciedad debido a la riqueza de fibras, hace de las zanahorias y calabaza los aliados indispensables para quienes siguen una dieta.

El pavo es una fuente de proteínas y hierro de todo respeto, con pocas grasas (contiene solo 1,2 g por 100 g), como las carnes blancas en general, cero colesterol y un contenido muy bajo de calorías (100 kcal / 100 g). En conjunto, las albóndigas de pavo y la crema de calabaza y zanahorias son un plato ligero y muy apetitoso.

Una idea di Antonella del blog “Fotogrammi di zucchero

Albóndigas de pavo con crema de calabaza y zanahorias

Porciones: 9 personas

Calorías por persona: 88

Calorías totales: 790

INGREDIENTES

  • 250 g de calabaza ya limpia
  • 100 g de zanahorias ya peladas
  • ½ cebolla
  • sal al gusto
  • pimienta al gusto

Para las albóndigas

  • 250 g de carne molida de pavo
  • 60 g de ricota magr, requesón o queso de Burgos
  • 2 cucharadas pan rallado
  • ½ diente de ajo
  • 3 cucharadas  de aceite extra virgen de oliva
  • perejil al gusto
  • cebollín al gusto
  • 1 ramita de romero
  • sal al gusto
  • pimienta al gusto

Elaboración

  1. Corta las zanahorias y la calabaza en trozos pequeños.
  2. Corta la cebolla en rodajas y dórala en dos cucharadas de aceite.

3. Agrega las zanahorias y la calabaza y 1 taza de agua caliente, sal y pimienta. Cocina hasta que la calabaza y las zanahorias estén suaves, si es necesario agrega más agua hirviendo de vez en cuando.

4. Mientras tanto, en un recipiente coloca la carne de pavo molida, la ricota o el requesón, el cebollín, el ajo y el perejil triturados y trabájalos con las manos hasta obtener una masa homogénea. Agrega el pan rallado, sal y pimienta.

5. Forma alrededor de 18 albóndigas y colócalas en una bandeja para hornear cubierta con papel de horno y barniza con una cucharada de aceite de oliva extra virgen, déjalas cocinar en el horno precalentado a 200° durante aproximadamente 15-20 minutos, hasta que estén bien doradas.

6. Mezcla la calabaza y las zanahorias para crear una crema, vierte en tazas para bocadillos, toma un pincho y rellena con dos albóndigas. Sírvelos con la crema de calabaza y zanahorias y decora con una ramita de romero.

DEJA UNA RESPUESTA

Insertar un comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí