Inicio Acerca de Manzanaroja 5 consejos para perder una talla

5 consejos para perder una talla

305
0
Compartir

¿Ya no puedes cerrar tus pantalones? ¿Te sientes inflamada, incómoda con tu cuerpo, sin mencionar el vestido que hace un mes te servía y que ahora a duras penas te puedes poner? Descubre las posibles causas y encuentra la solución adecuada para ponerte en forma: ¡con algo de astucia puedes perder una talla! La primera pregunta que debes hacerte es: ¿es culpa de la grasa o detrás del botón que no se cierra hay una causa diferente?

Si se trata de grasa, para perder una talla, tendrás que perder unos 4 kilos. Obviamente, mucho depende de dónde se haya acumulado la grasa, incluso podrían ser suficientes 2 para volver a sentirte bien en tu ropa. O perder peso podría no ser necesario, porque la inflamación no está relacionada con kilos de más, sino con otros factores. Para aquellos que quieren todo rápidamente y entran en pánico porque no pueden cerrar la cremallera de los vaqueros, aquí hay algunos consejos para poner en práctica de inmediato para perder un tamaño sin poner en riesgo tu salud.

1. Si es culpa del período

¿Tienes un vientre inflamado? Antes que nada, recuerda la fecha de la última menstruación porque, en general, casi todas las mujeres se sienten inflamadas en la segunda parte del ciclo.
En la fase premenstrual, de hecho, es común retener líquidos y, por lo tanto, “pesar” más incluso si sigues una dieta..

Solución inmediata:
No te preocupes, en 2/3 días el drenaje se volverá a equilibrar por sí solo. Adquiere el hábito de beber al menos 1,5 / 2 litros de agua al día y trata de ser lo más activa posible: son excelentes remedios para combatir la inflamación.

2. Si la inflamación está relacionada con lo que comes

¿Te ves inflamada y piensas que has engordado? No es un hecho que sea así. La inflamación intestinal no está necesariamente relacionada con el sobrepeso o el tejido adiposo acumulado en el abdomen, sino que es una consecuencia de los alimentos que comemos y las características de nuestra flora bacteriana.

Solución inmediata:
¿Cómo puedes resolverlo? Cuidando tu alimentación y buscando el equilibrio con los fermentos lácticos. Aprende a escuchar tu cuerpo y trata de identificar los alimentos que hacen que su estómago se inflame.

Mastica lentamente y bebe mucha agua. Vence el estreñimiento con remedios naturales recomendados por nuestra nutricionista: beber jugo de ciruela o comer kiwis puede ayudarte a encontrar tu equilibrio.

3. Si la inflamación es realmente una almohadilla de grasa

¿No es suficiente? Cada vez que te sientas, ¿sientes esa almohadilla superflua e irritante? Si es así, no hay otra solución que la dieta para perder estos condenados 4 kilos que corresponden con el tamaño de la ropa que tienes en el armario.

Solución inmediata:
Regla número uno: 1 kilo por semana, ese debe ser tu objetivo, ¡así que no exageres! De hecho, perder peso significa cambiar la relación entre la masa grasa y la masa magra y no es algo que pueda suceder sin límites. Entonces, por ejemplo, una dieta que promete una pérdida de peso milagrosa, de muchos kilos a la semana, inmediatamente debe hacernos dudar: no es posible ni saludable.

Además de la dieta, sigue nuestro programa de caminatas para facilitar el tránsito intestinal y la circulación, porque caminar o hacer deporte reactiva tu metabolismo.

¿Las buenas noticias? ¡Los kilos que ganamos rápidamente son los más fáciles de eliminar, así que no esperes demasiado para poner en práctica nuestras recomendaciones!

4. ¿Y si fuese culpa de la sal?

Demasiada sal = retención de liquido = ¡inflamación! Una buena regla para combatir la retención de líquido es reducir la ingesta de sodio con la dieta, por lo que debes evitar los alimentos enlatados, procesados, embutidos, eligiendo los alimentos frescos y especialmente las verduras y frutas. No está prohibido usar sal, pero se recomienda limitar su consumo ya que puede facilitar la retención de líquido y, en sujetos predispuestos, la hipertensión.

La Organización Mundial de la Salud limita el consumo diario de sal a menos de 5 gramos (igual a una pequeña cucharadita de té) pero desafortunadamente no es fácil limitar su uso cuando cocinas porque la sal está presente en todas partes. Sin embargo, es imposible eliminarla por completo, ya que el 54 por ciento de la sal que consumes se encuentra en los ingredientes ya preparados o en las comidas fuera del hogar.

Solución inmediata:
Seguramente lees las etiquetas para comprender dónde se encuentra y en qué cantidad. Debes saber, por ejemplo, que una caja de atún contiene 10 veces más sal que el atún fresco.
Lee por qué la sal hace mal, cuáles son los riesgos para tu salud y cómo aprender a moderarla. Un truco para aumentar el sabor de los alimentos, disminuyendo así el consumo de sal, puede ser condimentar los platos con especias, limón y vinagre.

Para contrarrestar la retención de líquido: beber mucho durante el día ayuda a eliminar el exceso de líquidos favoreciendo la diuresis, pero para mejorar este efecto es necesario seguir una dieta baja en sodio.

5. ¿Sí al deporte para perder una talla?

En teoría, sí, pero cuidado: el deporte no hace perder peso, para bajar de peso es importante combinar una dieta balanceada con actividad física.

Solución inmediata:
Comienza a hacer deporte, camina, toma las escaleras… lo importante es tener un estilo de vida activo y, si eres una persona perezosa, ¡aún así puedes moverte!

DEJA UNA RESPUESTA

Insertar un comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí