Inicio Acerca de Manzanaroja Preguntas frecuentes Cómo resistirse a los dulces: el consejo de la psicóloga

Cómo resistirse a los dulces: el consejo de la psicóloga

378
0
Compartir

Estimada Doctora,

He aumentado 10 kilos después de 2 cirugías invasivas en el abdomen, no acepto el hecho de que mi hermoso vientre está destruido por las cicatrices, de no ser la misma de antes, mis movimientos son limitados por el dolor, después de 6 meses, desde el último todavía están presentes, me veo fea, envejecida y ya no me siento deseada, a esto agrego que lucho desde hace años contra una depresión que me lleva a consumir antidepresivos, nadie comprende mi malestar, a esto se agregan problemas financieros que me obligan a renunciar incluso a una crema. El único consuelo es la comida, de hecho, los postres, cada día me digo hoy es el último, pero luego… Soy extremadamente vaga y no tengo más estímulos. Por favor, ayúdame, tengo miedo de enfermarme por la comida y esto me lleva a aumentar de peso más y más.

Saludos cordiales.

Respuesta: 

Querida lectora,

en tus palabras veo mucho sufrimiento, profundo, donde el peso y la comida no son más que la punta del iceberg. Tengo la impresión de que has cambiado la visión que tienes de ti misma, en comparación con lo que eras hace unos pocos años, te has vuelto más severa y crítica y te miras con un ojo que no es benévolo. Además, el hecho de sentirte no reconocida en tu sufrimiento, sin duda añade una gran carga emocional y es aquí que la comida se convierte en el más fácil de los pararrayos, que no hace otra cosa, sino que aumentar tu negativa experiencia de la ira, desconfianza y frustración.

Entonces, querida, realmente creo que primero debes encargarte de tu depresión, adecuadamente, porque el hecho de que en muchos años aún no ha mejorado, me hace pensar que hay algo que cambiar. Ponte en contacto con un centro de salud público de tu ciudad: (el CAP, un Hospital o tu médico de cabecera) y haz que te traten para mejorar tu estado depresivo y SOLAMENTE DESPUÉS, o cuando tengas pleno acceso a todos sus recursos emocionales y cognitivos, podrás lograr objetivos importantes, como la pérdida de peso, con la concentración y el compromiso que requieren.

Mientras tanto, lee y usa las instrucciones que encontrarás en mi guía gratuita.  De esta forma, podrás cambiar esos mecanismos que últimamente te hicieron ganar peso y perder gradualmente la confianza.

Comienza tan pronto como sea posible a poner en práctica todo lo que está escrito y estaré encantada si me mantienes actualizada sobre el progreso.

RECONOCE LAS SITUACIONES QUE IMPLICAN UN MAYOR RIESGO PARA TI Y ENCUENTRA ACTIVIDADES QUE TE DISTRAIGAN

Hay algunas situaciones en las que puedes estar especialmente expuesta al riesgo de comer en exceso y aprender a reconocerlas puede ser de gran ayuda.

Veamos cuáles son:

– Situaciones en las que experimentas emociones negativas: la ira, la ansiedad, la soledad, una discusión fuerte, a menudo pueden hacer que comas demasiado.

– Situaciones en las que experimentas emociones positivas: podrías encontrarte en una situación en la que “celebras” con comida, buenas noticias, vacaciones o una reunión alegre.

– Momentos conmovedores: una agradable velada con amigos de toda la vida, donde hay ofertas de alimentos y el simple hecho de verlos te hace ceder, aunque no tengas hambre.

– Deseo irresistible de comida: debido a la rigidez de la dieta puedes caer más fácilmente en la tentación. Mejor una dieta equilibrada, con al menos 5 comidas diarias, que una dieta muy estricta, que no se puede llevar sin tener constantemente hambre.

– Pensamientos contraproducentes: pensamientos como ”cuando estoy estresada, absolutamente debo comer algo” o similares conducen a perder el control y a comer en exceso.

Cuando estés en alguna de estas situaciones puedes encontrar actividades alternativas para ayudarte a desviar la atención de los alimentos a otra cosa.
¿Quieres saber cómo?

Debes preparar:
– una lista de cosas que hacer (por ejemplo, llamar a un amigo, leer un libro, tomar una ducha, salir a caminar…)
– una lista de cosas para pensar (por ejemplo, pronto pasará, puedo hacerlo, el hambre no es una emergencia…)

SIEMPRE LLEVA ESTA LISTA CONTIGO Y ¡ÚSALA SIEMPRE QUE LA NECESITES!

Recuerda que una actividad alternativa será efectiva si:

  • Te hace pasar el tiempo
  • Posiblemente es agradable
  • Hace que el acceso a la comida sea difícil

Ahora tienes una serie de información útil para administrar mejor tu relación con la comida.
Te invito a tratar de poner en práctica las 3 indicaciones que acabo de sugerir.

Sin embargo, si después de un tiempo te das cuenta de que no puedes salir de este problema, Valentina, te invito a contactar a un psicoterapeuta que te ayude a trabajar, antes que nada, en la autoestima y en todos los aspectos que obstaculizan tu estado de ánimo y tu pérdida de peso.

¡Buena suerte, querida!

DEJA UNA RESPUESTA

Insertar un comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí