Inicio Salud y dieta Alimentos saludables Jengibre: propiedades nutricionales, beneficios y usos en la cocina

Jengibre: propiedades nutricionales, beneficios y usos en la cocina

70
0
Compartir

El jengibre, una raíz muy apreciada: fragante, fresca, con un ligero sabor picante. Puedes usarlo para condimentar los platos, pero también como infusión para curar las enfermedades estacionales. El jengibre, de hecho, es una verdadera mina de propiedades nutricionales para tu cuerpo. Veamos cuáles son.

Jengibre, qué es y de dónde viene

El jengibre es una planta herbácea que pertenece a la familia Zingiberaceae, al igual que el cardamomo. Originaria del Lejano Oriente, se cultiva en todo el cinturón tropical y subtropical. Lo que se utiliza en la cocina es el tallo subterráneo de la especie Zingiber officinale, llamada rizoma, que es su raíz.

Se presenta como una especie de tubérculo, alargado y grumoso, de color variable entre el marrón y el amarillo pálido. Cuando se pela, expande todo su aroma: en la medicina popular oriental, el jengibre se considera un remedio natural portentoso y se ha utilizado durante siglos.

Jengibre, las propiedades nutricionales

Con 80 calorías por cada 100 gramos, el jengibre te garantiza 18 g de carbohidratos, 1,8 g de proteínas, 2 g de fibras y 0,8 g de grasas. El nivel de vitaminas es bueno, están presentes especialmente la vitamina A, la vitamina B6 y la vitamina C. En cuanto a las sales minerales, esta raíz contiene, por 100 gramos de producto, 415 mg de potasio, 43 mg de magnesio, 16 mg de calcio, 13 mg de sodio y 0,6 mg de hierro.

Pero su poder no se “reduce” a estos componentes. Los compuestos fenólicos de los cuales esta especia es rica. Como los gingeroles (que alcanzan el 25% de su peso), shogaoli y zingerone, realizan una importante función antioxidante y de protección contra los radicales libres.

Jengibre, propiedades y usos en la cocina

Las propiedades beneficiosas

El jengibre tiene diferentes propiedades beneficiosas que puedes aprovechar. Según lo especificado por Luca Piretta, médico nutricionista: “Actúa sobre el sistema inmunológico, sobre el aparato digestivo, sobre el aparato osteoarticular y sobre las funciones metabólicas. Además, a través de la regulación de algunas citoquinas, parece tener una acción antiinflamatoria, antibacteriana, antifúngica y antitumoral“.

Siempre ha sido considerado un remedio natural para diversos problemas

  • protege la salud del estómago. Tiene la capacidad de acelerar los procesos digestivos y, gracias al gingerol y al shogaolo, puede reducir la acidez gástrica y actúa como protector de las paredes del estómago. En particular, se recomienda en casos de náuseas de embarazo,  postoperatorias o mareos: para aliviar el malestar, es suficiente masticar jengibre confitado;
  • tiene funciones antiinflamatorias. Gracias al gingerol, el jengibre tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias. En particular, entre los beneficios de esta especia, está el de reducir la intensidad de los dolores musculares y de las articulaciones;
  • es antioxidante. El consumo de jengibre, tanto crudo como cocido, combate la acción de los radicales libres, que son los principales responsables del envejecimiento celular. Si lo combinas con ajo y cebolla, aumentarás aún más el poder antioxidante de esta especia;
  • ayuda a las defensas inmunitarias. El jengibre es una verdadera panacea para prevenir enfermedades estacionales. Es suficiente beber infusiones de jengibre y agua hirviendo para prevenir resfriados, gripe, fiebre, bronquitis y dolor de garganta. Además, gracias al gingerol, es un expectorante fantástico y una ayuda eficaz para calmar y reducir la tos;
  • contrarresta el desarrollo de patologías tumorales. Pues, se ha demostrado que el gingerol es útil en la prevención del cáncer de próstata, colon, estómago y ovarios;
  • ayuda a liberar el estrés. Gracias a su acción tonificante, es perfecto para combatir el estrés, dolor de cabeza y cansancio.

Un remedio natural para el dolor de cabeza, de garganta y mareos

Masticar un trozo de jengibre puede ayudarte mucho en algunos casos específicos. En particular, puede ser útil para personas que sufren de dolor de cabeza: es, de hecho, uno de los alimentos antiinflamatorios por excelencia. La raíz contiene moléculas antihistamínicas y sustancias narcóticas naturales: de esta manera, te ayudan a disminuir la percepción del dolor. Es suficiente media cucharadita al día de raíz en polvo o un té de hierbas con una cucharadita de miel, para tener un efecto analgésico.

También para las personas que sufren mareos, esta raíz puede convertirse en un remedio natural: se sabe que en el pasado los marineros la consumían en grandes cantidades. Una de las propiedades beneficiosas del jengibre, es la de atenuar diferentes formas de náuseas y vómitos y, en particular, las causadas por el mareo. Pero también funciona con las náuseas del embarazo, sin causar los efectos secundarios de los medicamentos antinausea.

Finalmente, el dolor de garganta: gracias a sus propiedades antiinflamatorias, masticar un trozo de raíz fresca puede reducir la irritación. Alternativamente, pueden hacer una infusión combinando jengibre con alimentos desinfectantes como el limón, o calmantes como la miel.

Jengibre y dolores menstruales

El ciclo menstrual de las mujeres suele ir acompañado de molestos dolores abdominales, conocidos como dismenorrea. Es mucho más molesto que los calambres abdominales tradicionales y afecta principalmente a las adolescentes.

Existen diversas investigaciones, realizadas especialmente en los Estados Unidos, que demuestran cómo el jengibre puede ser un remedio eficaz para estos problemas. Esta raíz, de hecho, es capaz de actuar como un calmante del dolor. Además, un estudio en el 2015 demostró que el jengibre también puede reducir el exceso de abundancia de sangre menstrual al reequilibrar el periodo.

¿Jengibre fresco o en polvo?

Existen diferencias entre el producto fresco y el producto seco: es sobre todo señalado por la medicina china. Por supuesto, se trata de la misma planta: ambas tienen un sabor picante, que se atenúa en el producto fresco, mientras que es muy acentuado en el producto seco. La diferencia está justamente aquí: es esta diversidad la que hace que el uso, las dosis y las funciones terapéuticas de los dos productos sean diferentes. Así que:

  • en la medicina china, el jengibre fresco se considera un remedio que “libera la superficie”, es decir, que favorece a través del aumento de la transpiración, la dispersión del frío externo que penetra en la superficie del cuerpo;
  • el seco, por otro lado, está catalogado como un elemento que “calienta el interior eliminando el frío”. Su función principal es “calentar” el cuerpo y reequilibrar los elementos que han sido desequilibrados por la entrada del frío, especialmente en lo que respecta al sistema respiratorio.

Naturalmente, para la medicina occidental es válido el principio activo: por lo tanto esta distinción de funciones cae. Pero, ya sea que se use fresco o seco, el jengibre siempre es un buen remedio para tenerlo a la mano.

Propiedades adelgazantes

Una de las propiedades más apreciadas de este sabroso tubérculo es su función adelgazante. Si agregas un poco de jengibre a tus comidas, obtendrás una mayor sensación de saciedad: su raíz es capaz de limitar el estímulo del hambre. Además, el jengibre es muy utilizado en dietas bajas en calorías porque ayuda a disolver las grasas.

Por supuesto, solo es poco lo que puede hacer: para lograr los efectos de adelgazamiento debe combinarse con una adecuada alimentación y un estilo de vida saludable y equilibrado.

¿Cuánto jengibre consumir cada día?

¿Pero cuánto jengibre necesitarías consumir cada día para aprovechar al máximo esta valiosa raíz? Para la raíz fresca, la cantidad puede variar entre 10 y 30 gramos por día, mientras que para el polvo seco no más de 3-4 gramos por día. Los expertos aconsejan no exceder estas dosis: pueden ser contraproducentes, creando acidez estomacal, malestares intestinales o erupciones cutáneas.

Infusiones y aceites esenciales

Para aprovechar las propiedades de esta raíz, puedes consumirla en forma de infusión, tanto fría como caliente. Una infusión de jengibre tiene la capacidad de estimular el metabolismo, acelerando el consumo de grasas y ayudando al organismo a eliminar las toxinas.

En particular, parece que el jengibre y el clavo de olor juntos son especialmente efectivos ya sea contra los dolores de cabeza o contra las enfermedades estacionales, como los resfriados y la congestión. Para hacerlo, basta preparar una infusión colocando 1 cucharadita de té suelto (o un sobre) en agua hirviendo, 2 o 3 clavos de olor, un trocito de canela y, por supuesto, un pequeño trozo de jengibre fresco.

Otro infusión de hierbas ampliamente utilizada es la que combina el jengibre y el limón. Juntos tienen el mérito de estimular la digestión, mejorar la atención y desintoxicar el cuerpo: además, son un excelente remedio para el dolor de garganta.

También el aceite esencial de jengibre tiene propiedades considerables. En particular, al inhalarlo, tendrás un efecto tonificante en el cuerpo y ayudarás a tu mente a estar más concentrada y atenta: pero también puedes utilizarlo como aceite para masajes, diluyéndolo en un aceite vegetal como el de almendras, para tener un efecto analgésico. Como es  concentrado, recuerda que puedes usar muy poco.

También indicado para la nausea en el automóvil o el mareo, es efectivo contra las del embarazo: una manera perfecta de evitar el problema sin tomar medicamentos que causan somnolencia o pueden crear problemas para el feto.

Contraindicaciones

El jengibre es un alimento con mil propiedades, pero existen casos en los que no se recomienda su uso o solo se recomienda después de haber recibido una opinión médica. En particular, durante el embarazo es bueno consultar con el médico para determinar si se puede consumir: las alergias, de hecho, no son raras. La alergia al jengibre se nota con la aparición de enrojecimiento en la piel y erupciones cutáneas: si sucede, lo mejor es acudir a un médico de familia.

Estos son los casos particulares en los que debes limitar o eliminar el jengibre por completo de la dieta:

  • si se están tomando anticoagulantes, porque el jengibre es un anticoagulante natural;
  • en caso de trastornos hemorrágicos, tomarlo podría aumentar el riesgo de sangrado, debido a sus propiedades fluidificantes;
  • si ya has tenido una úlcera gástrica en el pasado: aunque es “refrescante”, haber tenido una úlcera en el pasado podría despertar la acidez latente; El consejo en este caso es tomarlo con el estómago lleno, prefiriendo la versión seca a la fresca;
  • en caso de hipertensión arterial, cálculos biliares o arritmia. Debido a que el jengibre aumenta los latidos del corazón, estimula el metabolismo y también afecta el sistema circulatorio:  puede empeorar los síntomas relacionados con estos problemas.
  • para quienes sufren de hemorroides o colon irritable, las propiedades estimulantes del jengibre pueden ser perjudiciales;

En cualquier caso, un consumo excesivo y prolongado de jengibre puede producir efectos opuestos a los positivos ya mencionados: por lo tanto, es importante evitar que el consumo con fines terapéuticos se prolongue más de 15 días.

Usos alternativos: ginger ale y ginger beer (cerveza de gengibre)

Con el jengibre se hacen excelentes bebidas sin alcohol que puedes probar para un aperitivo o una noche con amigos. La más famosa es la ginger ale: muy difundida en el mundo anglosajón, es una verdadera institución en los Estados Unidos y en Canadá.

Es un refresco sin alcohol a base de extracto de jengibre, que existe en dos versiones: la ginger ale dry, con un sabor delicado, a menudo se utiliza para mezclarse con otras bebidas alcohólicas; la ginger ale gold, por otro lado, tiene un sabor mucho más intenso que la versión seca y un color más oscuro.

A menudo, la ginger ale se confunde con la cerveza de jengibre: la diferencia se encuentra en el método de producción. Mientras que la ginger ale es una bebida gaseosa obtenida al agregar dióxido de carbono al extracto de jengibre, la cerveza de jengibre es una bebida fermentada. Está elaborada con agua, jengibre y azúcar, a la que se le agrega levadura para comenzar la fermentación y jugo de limón o lima, para darle sabor. La fermentación es lo que da, junto con la carbonatación, un ligero grado de alcohol a la bebida.

El jengibre en la cocina

El jengibre es una raíz muy versátil, siempre utilizada en las cocinas de Oriente Medio y Asia, que desde hace algunos años se ha convertido en una parte permanente de nuestra gastronomía.

Se puede consumir fresco, pelado y rallado fino, o en polvo. Pero también se puede cortar en rodajas o alternativamente seco: la diferencia radica en el hecho de que la versión fresca conserva el aroma por más tiempo, mientras que en la versión seca los principios nutritivos están más concentrados.

Sus usos en la cocina, pues, son realmente muy variados. Puedes usarlo para condimentar platos a base de carne, pescado, verduras, sopas, arroz. En la versión fresca, se puede agregar al aceite para darle sabor y obtener un excelente condimento para verduras, legumbres o para aderezar focaccia y pan.

Con el jengibre rallado, al exprimirlo es posible obtener un jugo, perfecto para mezclarlo con los aderezos para ensaladas de naranjas, toronjas, endivias, hinojo, col y muchos otros.

En polvo puedes agregar una pizca de sabor a la bechamel o, según la tradición del Norte de Europa, condimentar galletas de Navidad.

Si te gusta esta raíz, ¡prueba nuestra receta estofado de tofu, mango y jengibre!

DEJA UNA RESPUESTA

Insertar un comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí