Inicio Salud y dieta Alimentos saludables Castañas: propiedades nutricionales, beneficios y usos en la cocina

Castañas: propiedades nutricionales, beneficios y usos en la cocina

80
0
Compartir

Las castañas realmente les gustan a todos! Cuando llega el otoño son un verdadero alimento reconfortante que se come caliente en la merienda o después de la cena.

Estas pequeñas frutas de color marrón no solo son buenas y sabrosas, sino que son un auténtico reconstituyente 100% natural. Si buscas un aliado para evitar los bajos golpes de estrés y fatiga, las castañas son la opción correcta para ti.

Puedes consumirlas hervidas, asadas o usarlas para preparar algunos dulces para tu desayuno; de cualquier forma que elijas consumirlas, la fuente de nutrientes y beneficios está garantizada.

El origen de las castañas

Su nombre científico es Castanea vulgaris y son los frutos de Castanea sativa, una planta perteneciente a la familia Fagaceae. Los frutos están contenidos en los erizos y su posición en el interior también determina su forma: hemisféricas para los frutos laterales y aplanadas para el centro.

Beneficios

Las castañas son una fuente de carbohidratos complejos y de muchos almidones. Esta composición hace de esta “fruta” un reservorio ideal de energía.

Son ideales en casos de fatiga mental y física, ya que gracias a su composición son muy nutritivas y, por lo tanto, representan un verdadero reconstituyente. Abundan en minerales, especialmente en potasio, magnesio y fósforo.

  • Magnesio: previene los calambres musculares y contrasta la fatiga mental y física;
  • Fósforo: sostiene el sistema nervioso;
  • Potasio: protege el corazón y la presión;
  • Vitaminas B2 y PP:  fundamentales para la salud de los tejidos, completan su acción restauradora.

Por esta razón las castañas son especialmente adecuadas cuando las necesidades de energía aumentan, también durante los cambios estacionales, y especialmente para los deportistas, ya sea antes o después del entrenamiento.

Por otro lado, es importante mencionar la presencia del ácido fólico o vitamina B9, esencial en el embarazo para un desarrollo saludable del feto, que promueve la producción de glóbulos rojos y contrarresta la anemia. El consumo regular de castañas ayuda además a evitar enfermedades graves en el feto. La mezcla de nutrientes que la componen es una panacea para los músculos y los huesos.

A pesar de las engañosas apariencias, dadas por la cáscara externa de la fruta, el verdadero “color nutricional” de la castaña es el blanco, o el color de su pulpa. La castaña pertenece al grupo de frutas y hortalizas de color blanco, lo que indica que es rica en dos compuestos particularmente interesantes: potasio y fibra.

  • El primero contribuye con el funcionamiento normal del sistema nervioso, de la función muscular y de la presión arterial;
  • el segundo mantiene el intestino sano y contribuye al mantenimiento de los niveles normales de colesterol en la sangre, además de mantener estable la glicemia.

Valores nutricionales 

Si observamos los números, las castañas son un verdadero concentrado de nutrientes valiosos. De hecho, 100 g de castañas contienen: 55.8 g de agua, 25.3 g de almidones, 4.7 g de fibras, 395 mg de potasio, 81 mg de fósforo, 30 mg de calcio, en total son 167 calorías.

Dieta y castañas

Las castañas son deliciosas, pero es importante recordar siempre su contenido nutricional.

No se pueden consumir diariamente para reemplazar otra fruta porque el contenido calórico y el porcentaje de carbohidratos no lo permiten.

Como hemos enfatizado en muchas oportunidades, este tipo de fruta contiene muchos carbohidratos complejos y tiene un valor nutricional comparable al del pan integral. Nuestro consejo es consumir las castañas antes de ir al gimnasio, sin exagerar en la cantidad.

Variedad de las castañas y marrones

Existen alrededor de 300 variedades de castañas. La primera distinción importante que se debe hacer, es entre las castañas y los marrones. El término castaña, de hecho, a menudo se usa de manera genérica, pero es importante tener en cuenta que existen diferencias de origen.

Lo más importante es ciertamente que las castañas son el fruto de la planta silvestre, también conocido como “árbol del pan“, mientras que los marrones son los frutos de la planta cultivada. Las castañas también son un poco más pequeñas que los marrones y de un color más claro.

Guía de compra y cómo almacenarlas 

Cuando compres las castañas, asegúrate de que la cáscara esté entera y brillante, sin fracturas.

Al tacto, comprueba que estén firmes y llenas. Para conservarlas lo mejor posible, manténlas en un lugar fresco, en una cesta o en una caja baja, de modo que el aire circule entre las frutas para evitar que se enmohezcan: no se recomiendan las bolsas de plástico. Si el ambiente es demasiado seco, puedes cubrirlas con un paño húmedo que deje pasar el aire.

En una, o máximo dos semanas, debes comerlas. Una solución que puedes encontrar si las deseas también fuera de su temporada (solo octubre y noviembre): toma las castañas hermosas intactas, lávalas, sécalas perfectamente y márcalas, durarán mucho más.

Tratamientos de belleza 

Además de ser buena, la castaña tiene poderes de centros de belleza de 5 estrellas. Con sus propiedades antioxidantes, regeneradoras y revitalizantes, puede ser un valioso aliado para la belleza y cada vez más SPA y centros termales están aprendiendo a explotar sus valiosos recursos.

Pero hay otra buena noticia: también puedes hacer mucho desde casa, con un placer extremo para la piel y ahorros interesantes para la billetera. Las castañas se convierten en protagonistas de exfoliantes, mascarillas para el rostro y el cabello.

Si deseas probar este uso alternativo de las castañas, te sugerimos que leas este artículo acerca de los tratamientos de belleza a base de castañas: tu piel y tu cabello te lo agradecerán.

Las castañas en la cocina

Las castañas son versátiles y excelentes, ya sea que se coman solas o que se utilicen para darle sabor a las sopas, condimento para pastas o postres de chocolate.

Antes de sugerirte nuestra receta, y luego de advertirte sobre las calorías, queremos recordarte cómo la sabiduría antigua identificó en la castaña un alimento básico muy útil: gracias a sus carbohidratos, puede reemplazar los cereales más complejos.

No es una coincidencia que Jenofonte, un historiador griego que vivió 400 años antes de Cristo, definiera el castaño como el “árbol del pan” . Y, no en vano, de las castañas también se obtiene la harina homónima, un ingrediente básico de muchos postres (como el castagnaccio) y la polenta.

Con las castañas también puedes preparar muchos postres dulces y nutritivos, como nuestro pudín de harina de castañas, cacao y piñones.

DEJA UNA RESPUESTA

Insertar un comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí