Administrar consentimiento de cookies
Para brindarle las mejores experiencias, utilizamos tecnologías como cookies para almacenar y/o acceder a la información del dispositivo. El consentimiento para estas tecnologías nos permitirá procesar datos como el comportamiento de navegación o identificaciones únicas en este sitio. No dar su consentimiento o retirarlo puede afectar negativamente algunas características y funciones. Política de privacidad
Aceptar

Dormir con la luz encendida podría hacerte engordar

Tabla de contenidos

Dormir con la televisión encendida o con luz en la habitación puede hacerte engordar o desarrollar obesidad, especialmente si eres mujer.

Así lo explica un estudio del National Institutes of Health, según el cual la exposición a la luz artificial durante el sueño provoca un aumento de peso en las mujeres.

El estudio y sus resultados de como dormir con la luz encendida podría hacerte engordar

Los científicos utilizaron las respuestas obtenidas del cuestionario “Sister Study”, realizado a 43.722 mujeres, en el que se preguntaba a las participantes si dormían con o sin luz. Al comparar las respuestas con datos como el peso, la altura o las medidas corporales, se realizó un estudio de seguimiento durante cinco años. Los resultados revelaron que el peso de las mujeres cambiaba en función del nivel de luz artificial al que se exponían durante el sueño.

Una pequeña luz nocturna no produjo ningún cambio en el peso, mientras que una luz artificial o el televisor encendidos aumentaron en un 17% las probabilidades de engordar 5 kilos o más en 5 años. Sin embargo, cuando la luz provenía del exterior, el aumento de peso fue menor.

Los humanos -explicó Chandra Jackson, coautora del estudio- estamos genéticamente adaptados a un entorno natural formado por luz solar durante el día y oscuridad por la noche. La exposición a la luz artificial por la noche puede alterar las hormonas y otros procesos biológicos, aumentando el riesgo de trastornos de salud como la obesidad.

La televisión encendida es un mal hábito incluso durante las comidas

La luz artificial del televisor acompaña a menudo nuestras comidas. Pero como nos explica Luca Piretta, nutricionista de Manzana Roja, comer delante de la tele es siempre un mal hábito que conviene perder. Esto se debe a que la pantalla nos distrae de lo que estamos haciendo y, sobre todo, de lo que estamos comiendo. Y la falta de atención que prestamos a las comidas repercute en nuestra satisfacción y sensación de saciedad.

Share the Post: