Administrar consentimiento de cookies
Para brindarle las mejores experiencias, utilizamos tecnologías como cookies para almacenar y/o acceder a la información del dispositivo. El consentimiento para estas tecnologías nos permitirá procesar datos como el comportamiento de navegación o identificaciones únicas en este sitio. No dar su consentimiento o retirarlo puede afectar negativamente algunas características y funciones. Política de privacidad
Aceptar

Pollo al horno con patatas, un segundo plato que gusta a grandes y pequeños

Tabla de contenidos

El pollo al horno con patatas es un clásico atemporal, uno de esos platos principales que nunca pasan de moda. Si tienes niños, el pollo con patatas es ideal para conseguir que coman la carne y hacer que les guste -aunque no les encante- gracias a la presencia de las patatas.

La carne de pollo es una de las más magras y digeribles, por lo que es perfecta para los más pequeños, pero también gusta a los adultos y es ideal para hacer dieta.

Para preparar pollo con patatas puedes cocinar el pollo, cortado en trozos o entero, junto con las patatas crudas, como en nuestra receta. O puedes hervir las patatas por separado y añadirlas al pollo en el horno a mitad de cocción. Y, si quieres, también puedes enriquecerlo con otras verduras de temporada, desde pimientos a calabacines o tomates, para hacerlo aún más sabroso y divertirte experimentando con distintas combinaciones.

En cualquier caso, el pollo al horno es un plato fácil de preparar y también bastante rápido, listo en poco más de una hora. Una receta de éxito garantizado y nutricionalmente completa y equilibrada.

La receta de pollo al horno con patatas

Pollo al horno con patatas

 Plato de carne

 Preparación 10 minutos

 Tiempo de cocción 45 minutos

 Porciones 4 personas

Calorías por persona: 348

Calorías totales: 1392

INGREDIENTES

480 g de pollo

600 g de patatas

4 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra

2 dientes de ajo

sal al gusto

orégano al gusto

romero al gusto

INSTRUCCIONES

  1. Encender el horno a 190°.
  2. Colocar el pollo, previamente lavado y secado, en una bandeja para el horno.
  3. Pelar las patatas, cortarlas en dados, colocarlas en un bol, aderezarlas con la mitad del aceite, el ajo, la sal, el orégano y mezclar.
  4. Repartir las patatas en la bandeja alrededor del pollo. Untar la carne con el aceite restante y añadir sal, orégano y romero.
  5. Hornear el pollo con patatas durante unos 45 minutos sin tocarlo.

Pollo al horno con patatas: propiedades nutricionales

En la receta de pollo al horno con patatas hay unos cuantos ingredientes, todos ellos ricos en beneficios para la salud. “La combinación de patatas, ricas en amilosa y, por tanto, con un índice glucémico bajo, y pollo, rico en proteínas, hace del pollo al horno un plato completo“, confirma el nutricionista de Manzanaroja Lorenzo Traversetti, que añade: “Está bien hornear el pollo con piel, pero es preferible quitarla antes de comerlo para reducir el contenido de grasa“.

A continuación se detallan las propiedades nutricionales del pollo al horno con patatas:

  • El pollo es una valiosa fuente de hierro y proteínas de alto valor biológico, y entre las carnes destaca por su bajo contenido en grasa. Su aporte calórico depende de las partes que se consuman, pero sigue siendo bastante bajo, oscilando entre las 129 calorías por 100 g de la pechuga y las 219 de los muslos, por lo que el pollo se encuentra entre las carnes más adecuadas para hacer dieta. También contiene poca grasa, que se localiza en la piel y, por lo tanto, es fácil de eliminar si se quita. Además, posee un alto contenido en minerales (calcio, fósforo, selenio y magnesio) e importantes vitaminas como la B12, antianémica y aliada de la salud cardiovascular, que sólo se encuentra en los alimentos de origen animal.
  • La patata, fuente de hidratos de carbono en forma de almidón, es uno de los alimentos más energéticos y saciantes. También tienen un efecto desinflamatorio sobre el sistema digestivo y ayudan con el estreñimiento y los problemas intestinales. Son ricas en potasio y vitamina C. El potasio, muy abundante en las patatas, es útil en casos de fatiga mental y física. La vitamina C, con su acción antioxidante, ayuda a contrarrestar los daños del envejecimiento y la consiguiente oxidación celular. Una aclaración importante: el método de cocción de las patatas influye en su índice glucémico. En concreto, es probable que las patatas asadas eleven considerablemente los niveles de azúcar en sangre, es decir, la cantidad de azúcar en sangre, por lo que los diabéticos deben tener cuidado: pueden acabar con un valor glucémico más alto que si las patatas se cocinan de otra forma.
Share the Post: