Inicio Recetas light Un sabroso pesto de calabacín y queso fresco

Un sabroso pesto de calabacín y queso fresco

731
0
Compartir

El pesto de calabacín y queso fresco es una de las muchas formas en que puedes preparar el pesto. De hecho, este tipo de aderezo no requiere necesariamente el uso de albahaca -según la receta más clásica-  sino también otros ingredientes igualmente saludables y sabrosos.

Puedes usar tu imaginación para crear nuevas combinaciones o seguir una de nuestras recetas: ¡haz clic aquí y descubre cuáles!

Propiedades nutricionales del pesto de calabacín y ricota

Los calabacines, que por su color también recuerdan visualmente el pesto tradicional, son vegetales siempre adecuados si estás siguiendo una dieta o simplemente si quieres comer sano. De hecho, contienen fibra y sales minerales en grandes cantidades y por ende promueven la regularidad intestinal, realizando también una acción ligeramente laxante. Además, estimulan la diuresis y la eliminación de líquidos, lo que ayuda a contrarrestar la retención de líquido.

El otro ingrediente que caracteriza a este pesto alternativo es el queso fresco: se puede utilizar queso fresco de Burgos, requesón, ricota o cualquier otro queso fresco bajo en grasa y sal. El queso fresco es muy ligero y proporciona proteínas y calcio, lo que hace que la salsa sea muy nutritiva y convierte esta receta en un plato único, completo con todos los nutrientes.

En el pesto de calabacín y queso fresco, obviamente no pueden faltar algunas hojas de albahaca, lo que le da fragancia y aumenta su digeribilidad.

Descubre cómo preparar el pesto de calabacín y ricota

La receta del pesto de calabacín y ricota es de Antonella del sitio Fotogrammi di zucchero.

Un consejo: una vez listo, conserva el pesto en un recipiente de vidrio con tapa hermética, por no más de 2 días. De hecho, los ingredientes son todos frescos y tienden a dañarse rápidamente -especialmente el queso fresco- incluso como sabor.

Calorías totales: 1445 Kcal / Calorías por porción: 361 Kcal

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 calabacines
  • 60 gr de queso fresco bajo en grasas
  • 10 gr de parmesano rallado
  • 1 cucharada de aceite evo
  • 1/2 diente de ajo
  • hojas de albahaca frescas al gusto
  • sal
  • pimienta
  • 320 gr de pasta

Preparación

Lava cuidadosamente los calabacines, luego córtalos en trozos grandes. Ponlos en una licuadora junto a la sal, al medio diente de ajo, a la ricota, al parmesano, a la pimienta y a las hojas de albahaca frescas.

Mezcla hasta obtener una consistencia suave y cremosa. Pon a hervir una olla de agua con sal, cocina la pasta al dente y sazona con el  pesto de calabacín y ricota. Decora con unas hojas de albahaca fresca y lleva a la mesa.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Insertar un comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí