Inicio Acerca de Manzanaroja Testimonios de Manzanaroja ANTES Y DESPUÉS – 27Kg. “Como madre, le recomienda esta dieta a...

ANTES Y DESPUÉS – 27Kg. “Como madre, le recomienda esta dieta a todas las madres”

238
0
Compartir

En el caso de Alessia, una joven de Turín, fueron necesarias dos cosas para hacerla perder 27 kg en 10 meses. Fueron esenciales la ayuda de su madre Rosy y una dieta en la que pudiese comer pasta. Es precisamente Rosy quien nos habla sobre su encuentro con Manzanaroja. En particular, con sus menúes diarios que cambiaron por completo la vida de su hija.

 “Cuando Alessia llegó a 89 kilos – explica Rosy – el médico de familia la envío al dietólogo, pero la dieta no era adecuada para ella, pues no contemplaba la pasta que para mi hija es fundamental.”

Para ese momento, Rosy ya se había informado sobre Manzanaroja por su cuenta y le sugirió probarla. “Parece que funciona, es equilibrada e incluye la pasta, que es tan importante para ti”, le dijo su madre. Así pues, Alessia, tras haber recibido el visto bueno del médico, se convenció. Desde ese momento, Alessia cambió sus hábitos alimenticios irregulares y se convirtió en un modelo de voluntad y determinación.

 “El elemento que fue fundamental realmente – cuenta Rosy – es la posibilidad de convertir los alimentos: transformando el pan del almuerzo en pasta, Alessia podía comerse un plato de pasta que la saciara, tanto desde el punto de vista físico como psicológico.”

En su proceso de adelgazamiento, Alessia pudo valerse también de la fuerza de Rosy que, no solo ejerció el rol de madre, sino también de cocinera y de coach.

 “En el pasado fui una gran obesa – explica – así que entiendo bien los problemas de mi hija y he decidido apoyarla y animarla en este camino. Ya éramos muy unidas, pero esta experiencia de darnos fuerza la una a la otra, nos ha unido aún más. Como madre, le recomiendo esta dieta a todas las madres.”

El apoyo de quien vive contigo es fundamental y tener una dieta como la de Manzanaroja que no te prohíbe ningún alimento y que, por lo tanto, se puede adaptar a todos los componentes de la familia es esencial para poder cumplirla a lo largo del tiempo y para aprender a comer bien.

Obviamente, ocurrió que en algunas ocasiones Alessia tuvo momentos de crisis. En cualquier caso, el episodio nunca se transformó en un drama. “Es imposible que no te vayas a comer una pizza o una hamburguesa con tus amigos de vez en cuando – continúa Rosy – pero Manzanaroja te enseña a balancear. Si un día te concedes algo más de lo previsto, te regulas en la siguiente comida, o al día siguiente”.

Es un estilo de vida, en resumidas cuentas, porque como explica Alessia, “aunque he aprendido que para no volver a engordar voy a tener que llevar una alimentación regulada toda la vida, el concepto de dieta no se traduce únicamente en pan y agua. Se puede comer con gusto, ¡incluso los ñoquis con gorgonzola que me gustan de vez en cuando!”

Hoy, Alessia se siente en forma, se ha comprado un armario nuevo y ha aprendido a quererse más. Con la aprobación de Rosy que está contentísima del proceso de su hija y de haber encontrado una dieta que se puede adaptar a sus propias exigencias.

DEJA UNA RESPUESTA

Insertar un comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí