Inicio Acerca de Manzanaroja Testimonios de Manzanaroja Rosy -22kg con ManzanaRoja: “¡He descubierto la mejor parte de mí!”

Rosy -22kg con ManzanaRoja: “¡He descubierto la mejor parte de mí!”

240
0
Compartir

Rosy es una mujer muy dinámica y siempre sonriente, que toma la vida con positividad y espíritu de iniciativa. Está casada y estudia ciencias de la educación en la universidad. Cuida de la casa y de sus perros con amor y dedicación. Pero en esta vida tan satisfactoria, algo no estaba como ella hubiera deseado. Rosy se sentía insatisfecha con su cuerpo, ya no se gustaba a sí misma. Hasta que un día, después de un período de reflexión, se miró en el espejo y decidió hacer algo al respecto. Empezó a buscar una dieta que le permitiera comer bien y perder peso. Navegando por la red, finalmente encuentra una dieta saludable, sabrosa y colorida. “¿Por qué no intentarlo?”

“¡En mi vida activa y ocupada, encontré espacio para mí y para la dieta!”

Rosy ha logrado crear su propio espacio y Manzanaroja, con sus variados y sabrosos menús, le enseña una reeducación alimenticia que incluye, no solo la dieta sino también el bienestar emocional. Y con la conciencia de lo bien que se siente cuidarse a sí mismo, ve que su cuerpo mejora día a día. La nueva dieta no la agobia, no es restrictiva ni monótona. Y a diferencia de muchas dietas conocidas en el pasado, la dieta de Manzanaroja es completa, pues contiene todos los alimentos y es natural.

“Gracias a los siempre nuevos y coloridos menús, también aprendo a comer platos nuevos que nunca había probado.”

Descubrió la pasión por los platos innovadores, como la ensalada de manzana verde y speck. Su forma de cocinar se enriquece con sabores y aromas. Y unos meses después del comienzo de su aventura con Manzanaroja, recibe el mensaje: “Felicidades, has alcanzado tu objetivo de peso”. Sus ojos brillaban, estaba satisfecha y orgullosa de sí misma. En la fase de mantenimiento, Rosy descubre que su metabolismo se ha acelerado. De hecho, cuando se excede un poco, la balanza no sube, sino que se mantiene firme en su peso actual. Esto no es sólo un proceso temporal, sino una reeducación alimenticia que se convierte en un estilo de vida.

“¡Me encanta lo que he aprendido con esta dieta, que me ha enseñado una nueva forma de comer!”

Ha vuelto a vestir las cosas que le gustan, y segura de que no volverá a ser quien era antes de la dieta, aparta para siempre lo que ahora le queda grande. Con las otras dietas, el objetivo era siempre a corto plazo, ponerse en forma para una ceremonia, por ejemplo. Después de eso, ella volvería a su antigua e inadecuada alimentación. Hoy, quiere aprender y mejorar, con un objetivo: el cuidado de sí misma.

“Ahora cuando me miro en el espejo, siento mucha satisfacción por haberlo logrado!”

La dieta, para todos aquellos que la hacen con constancia y determinación, nunca es sólo un cambio estético. En un proceso de autocuidado, la evolución es sobre todo a nivel interno. Y Rosy lo sabe bien, siente que ha experimentado un desarrollo radical en su ser y en su sentir. Ahora se quiere más a sí misma, y en sus días, busca no sólo espacio para los demás, sino también para ella. Se maquilla, se siente femenina, se cuida a 360°. Y ha descubierto una fuerza que no creía tener.

“¡Manzanaroja me hizo descubrir la mejor parte de mí misma!”

 ¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en Pinterest.

DEJA UNA RESPUESTA

Insertar un comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí