Inicio Salud y dieta Un aperitivo saludable es posible para no saltarse la dieta

Un aperitivo saludable es posible para no saltarse la dieta

158
0
Compartir

¿Son incompatibles la dieta y los aperitivos? Tal vez no, si tomas algunas pequeñas precauciones. No tienes que renunciar (al menos no siempre) porque el aperitivo es un momento agradable para pasar con los amigos al final del día.

Es cierto que puede ser un peligro para tu dieta: charlando y llenando pequeños platos del buffet, a menudo no te das cuenta de las calorías que ingieres.

Y, sobre todo las bebidas propuestas, a menudo muy alcohólicas, hacen que la hora feliz sea más calórica que una comida completa. El aperitivo es un momento agradable para pasar en compañía, pero quien sigue una dieta o se cuida de mantener su peso, suele mirarlo con recelo y un poco de miedo: en efecto, entre patatas bravas y salsas, se corre el riesgo de ingerir unas cuantas calorías de más.

Aquí tienes algunos consejos para combinar la dieta y los aperitivos, adaptando el uno al otro. Sin demasiados remordimientos ni riesgos para tu figura, puedes hacer feliz a tu paladar y estar en buena compañía.

Un consejo juicioso: en el buffet, llena la mitad de tu plato con verduras, ¼ con alimentos proteicos ligeros y el último cuarto con carbohidratos. De este modo, comerás principalmente alimentos sanos y equilibrados, pero te sentirás lleno y satisfecho.

Un aperitivo saludable es posible para no saltarse la dieta

Para evitar comer en exceso, siempre es bueno tomar un refrigerio a mitad del día. Incluso puedes optar por la fruta o el yogur: son buenos, ligeros y saciantes. Así no llegarás a la hora del aperitivo con hambre.

Elige cócteles con poco alcohol porque son menos calóricos

Es posible tomar un aperitivo ligero. De hecho, puedes elegir cócteles sin alcohol con zumo de naranja, piña, mandarina o pomelo, mezclados con zanahoria, miel, soda y hielo picado. Ligero, refrescante y bajo en calorías.

Por supuesto, una copa de vino no es mala para la salud ni para la dieta.

Es mejor evitar los licores (aquellas bebidas que tienen un contenido de alcohol etílico superior al 21% en volumen debido a la fermentación de los azúcares), así como las bebidas carbonatadas, que suelen ser ricas en azúcar.

Si de todos modos quieres beber algo alcohólico, opta por un cava con fruta, o por bebidas de baja graduación alcohólica como el Campari o el Aperol.

Tal vez no todas las veces, pues de lo contrario la dieta y el aperitivo corren el riesgo de tomar caminos completamente diferentes.

Dieta y aperitivos: cuidado con los bocadillos

No todo lo que se ve en el buffet de la hora feliz es una bomba de calorías: hay platos y alimentos que se pueden disfrutar en abundancia, incluso se puede repetir. Las verduras, por ejemplo, crudas son perfectas para comer sin límites para quien cuida su figura y, también, ayudan a comer menos. De hecho, al ser ricas en fibra tienen un alto poder saciante, por lo que llenarse de ellas supone no arriesgarse a pasarse con otros bocadillos que no son tan ligeros.

Date un capricho con el pescado crudo, las carnes blancas a la plancha, las brochetas de verduras y los quesos bajos en grasa.

En cambio, evita la pasta, los palitos de pan, el pan y la pizza.

Distraído por la conversación, con un plato gigante de verduras delante y un gran vaso de zumo de zanahoria helado, podrás combinar la dieta con el aperitivo.

¡Y tu figura estará a salvo!

DEJA UNA RESPUESTA

Insertar un comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí