Administrar consentimiento de cookies
Para brindarle las mejores experiencias, utilizamos tecnologías como cookies para almacenar y/o acceder a la información del dispositivo. El consentimiento para estas tecnologías nos permitirá procesar datos como el comportamiento de navegación o identificaciones únicas en este sitio. No dar su consentimiento o retirarlo puede afectar negativamente algunas características y funciones. Política de privacidad
Aceptar

Aceite de coco: todas sus propiedades, beneficios y usos

Aceite de coco: el secreto para una vida saludable y radiante. Descubre cómo sus propiedades, beneficios y usos transformarán tu día a día.
Aceite de coco en un tarrón de cristal

Tabla de contenidos

El aceite de coco es un producto versátil y natural que hay que tener siempre a mano. Se obtiene exprimiendo la pulpa seca del coco y tiene muchas propiedades útiles para la salud de la piel y el cabello.

De hecho, es rico en antioxidantes que retrasan el envejecimiento y parece ofrecer excelentes resultados para combatir la dermatitis, el herpes, la rosácea y el acné.

En general, es muy utilizado y apreciado por sus efectos nutritivos y protectores: el aceite de coco se ha convertido en el producto imprescindible que hay que tener en el cuarto de baño, precisamente por sus innumerables propiedades emolientes e hidratantes. Además, es un ingrediente cada vez más popular en la cocina, especialmente en la preparación de recetas con sabor picante y exótico.

Mientras que sus propiedades y beneficios en cosmética se han confirmado y ensalzado durante años, todavía existen muchas dudas sobre su uso en la cocina y sus posibles beneficios para la salud.

Incluso la hipótesis de que este aceite puede ser útil para las personas a dieta, ya que reduce los ataques de hambre, aún está por demostrar. Entonces, ¿cuál es la verdad sobre el aceite de coco? Averigüémoslo juntos.

Qué es el aceite de coco: la explicación

Se trata de un aceite vegetal obtenido del fruto del cocotero (nombre botánico Cocos nucifera), típico de las zonas costeras tropicales, más conocido como coco. Este nombre, sin embargo, indica tanto el fruto como la semilla de la planta.

La nuez, despojada de su parte exterior leñosa, es blanca y carnosa por dentro, muy buena para comer y refrescante.

El aceite de coco puede extraerse de la pulpa, la harina, la leche o la pulpa seca (copra). La temperatura de fusión ronda los 25°C; si es inferior, puede aparecer como una especie de mantequilla, semisólida y de color blanco.

Contiene alrededor de un 65% de grasa y es un aceite definido como “virgen” si no ha sufrido ninguna transformación. A menudo se etiqueta como “prensado en frío” porque se obtiene mediante prensado mecánico.

En el siglo XIX, el aceite de coco se utilizaba principalmente en el Reino Unido como mantequilla vegetal. Sólo más tarde se descubrieron sus numerosas propiedades y se utilizó también para fabricar jabón.

El aceite de coco y sus derivados se utilizan ampliamente no sólo como alimento, sino también en la industria química y farmacéutica para la producción de tensioactivos, medicamentos y cosméticos.

Tipos de aceite de coco

Existen tres tipos principales de aceite de coco:

  • Crudo: se obtiene de la copra y, tras someterse a un proceso de refinado, se utiliza con fines alimentarios o para la producción de ácido láurico y sustancias derivadas. Se extrae prensando la copra, es decir, la pulpa de la semilla seca del coco para reducir su humedad y concentrar la parte oleosa. La copra seca contiene entre un 60% y un 67% de aceite en peso, casi el doble que su equivalente no seco.
  • Refinado, desodorizado y decolorado: se destina a uso alimentario y cosmético. Suele obtenerse a partir de la copra y tiene un color amarillo muy claro y es casi inodoro cuando está muy refinado.
  • Virgen: se destina a uso cosmético y alimentario. Suele extraerse de la pulpa o la leche sin secar; es casi incoloro y tiene un marcado olor a coco.
Un tipo de aceite de coco en botella

¿Para qué es bueno el aceite de coco?

El aceite de coco es un producto muy versátil y sus usos son muchos y variados.

Se puede beber, añadir a los alimentos (por ejemplo, en batidos), hacer compresas o utilizar para masajes. Por ejemplo, una cucharadita de aceite de coco durante las comidas favorece la digestión o, disuelto en agua caliente con un poco de limón, ayuda a calmar el dolor de garganta.

En caso de infecciones leves, se puede aplicar un poco de algodón empapado en aceite de coco sobre la zona a tratar, mientras que si se aplica sobre quemaduras solares proporciona un alivio bastante rápido.

Por otra parte, masajear el cuerpo con este aceite beneficia a la piel, pero también a la circulación sanguínea y linfática. Puede utilizarse puro o mezclado con aceite de girasol y enriquecido con aceites esenciales.

Masajear con aceite de coco es especialmente bueno para la piel, que aparecerá más suave, tersa y elástica; también beneficia la retención de líquidos y la celulitis.

También es una crema natural para hidratar y nutrir la piel del rostro o puede utilizarse como desmaquillante.

Incluso se puede utilizar para proteger el cabello de los rayos ultravioleta cuando se está en la playa bajo el sol. De hecho, el aceite de coco es un excelente aliado para el cabello. El ácido láurico que contiene ejerce una acción nutritiva, suavizante y reparadora sobre el cabello.

Está especialmente indicado para cabellos secos o dañados por tintes o tratamientos demasiado agresivos: hidrata el cabello y le aporta brillo y suavidad. En cambio, no está especialmente indicado para cabellos grasos.

Aceite de coco en cocina: ¿cómo usarlo?

Aunque su uso es principalmente cosmético, se utiliza mucho para cocinar, sobre todo algunas recetas exóticas. De hecho, la composición organoléptica del aceite de coco permanece inalterada incluso a altas temperaturas y su combustión no produce sustancias nocivas, como ocurre con otros aceites.

Su característica de solidificarse a bajas temperaturas lo hace adecuado, por ejemplo, como sustituto de la mantequilla en aquellas recetas en las que se necesita una consistencia “mantecosa”. También se utiliza a menudo para recetas crudas.

Sin embargo, como hemos explicado, el aceite de coco no se recomienda como parte de una dieta saludable porque es muy graso. El consejo es limitar su uso y favorecer el uso puramente cosmético.

Propiedades del aceite de coco

Producido en Filipinas, Indonesia e India, es rico en ácido láurico y ácidos grasos esenciales, y es, entre los aceites vegetales, el que menos ácidos grasos insaturados contiene.

Tiene un valor calórico de 899 kcal por 100 g de producto y contiene 0,90 mg/100 g de vitamina E.

Los ácidos grasos del aceite de coco están compuestos por:

  • Ácido láurico: se trata de una grasa saturada que aumenta los niveles de colesterol en sangre. Aunque parece estimular la producción de HDL a expensas del colesterol LDL “malo”.
  • Ácido cáprico: potente antifúngico.
  • Ácido caprílico: antifúngico también utilizado para tratar la cándida.

Propiedades del aceite de coco para el cabello y el cutis

Si, como hemos visto, el uso de este aceite en la cocina no parece una opción cotidiana, no se puede decir lo mismo de su uso en cosmética.

Veamos en detalle cómo puedes utilizarlo:

Aceite de coco como crema hidratante para las manos

Mujer usa aceite de coco como crema hidratante para las manos

Es hidratante y nutritivo y constituye el remedio ideal para las manos secas y agrietadas. Además, es muy rica en vitamina E.

Cómo utilizarlo: para cuidar tus manos, aplica unas gotas de aceite de coco y masajea suavemente. Notarás que en pocos días tus manos estarán más suaves e hidratadas en profundidad.

Aceite de coco para desmaquillar

Diversos productos desmaquillantes sobre mármol

Es un excelente desmaquillante: gracias a su consistencia oleosa, puede disolver incluso el maquillaje resistente al agua y dejar la piel suave y limpia al mismo tiempo.

Modo de empleo: calienta un poco de aceite de coco en las manos y masajéalo en el rostro y los ojos durante unos minutos, insistiendo en las pestañas para eliminar la máscara de pestañas.

Retira el maquillaje suelto y los restos de grasa con un paño de microfibra o un disco de algodón. Aclara con agua tibia y, si es necesario, con un limpiador suave para eliminar los últimos restos de maquillaje.

Crema antiestrías

Las estrías son un problema muy común, sobre todo después de una dieta de adelgazamiento en la que se han perdido muchos kilos. El aceite de coco, por su poder elastizante, es estupendo para combatirlas.

Cómo utilizarlo: prueba a aplicar el aceite una vez al día en las zonas con estrías y luego masajea la piel.

Gracias a sus propiedades emolientes y elastizantes, el aceite de coco también tiene una acción preventiva sobre la aparición de manchas. Por lo tanto, te aconsejamos que actúes de forma preventiva, sobre todo si tienes previsto perder muchos kilos.

Crema aftershave

Mujer se echa crema aftershave con aceite de coco

El aceite de coco es una crema natural para después del afeitado, muy barata y sin duda de mayor calidad que muchas de las que hay en el mercado, que contienen muchos productos químicos.

Cómo utilizarlo: ponte unas gotas de aceite en las piernas o las axilas después de afeitarte. Las zonas recién afeitadas quedarán inmediatamente suaves gracias a este aceite calmante y nutritivo.

Mascarilla para el cabello seco

El aceite de coco nutre el cabello y da nueva vida al cabello quebradizo, seco y dañado, reestructurándolo en profundidad. Es ideal para utilizar cuando el cabello está estresado por el sol, el viento y la salinidad.

Cómo utilizarlo: La forma perfecta de utilizar el aceite en el cabello es aplicarlo como mascarilla nocturna antes del champú para aclararlo por la mañana. Se recomienda aplicar unas gotas sólo en los largos del cabello y evitar las raíces. Recuerda que es imprescindible humedecer el cabello antes de aplicar el aceite de coco en las puntas para evitar el resultado contrario al deseado.

Si tienes el pelo largo, hazte una trenza y protege la almohada con una toalla. Cuando te levantes, aclara bien el pelo y procede a lavarlo y secarlo. ¡Tu cabello quedará suave y reestructurado! Dependiendo de tus necesidades, también puedes decidir acortar el tiempo de fijación.

Mascarilla para el cabello encrespado después del champú

Mujer utiliza una mascarilla para el cabello encrespado después del champú

Otra forma de utilizar el aceite de coco para el pelo encrespado es después del lavado. Para que quede suave, disciplinado y desenredado.

Modo de empleo: aplica 4 ó 5 gotas (si está en forma líquida) de aceite de coco en los largos y masajea, el aceite creará una barrera a los agentes externos como la humedad, evitando el encrespamiento.

Aceite de coco como crema facial

Si te has quedado sin tu crema facial habitual, pero tienes aceite de coco en casa, puedes utilizarlo como crema de noche. De hecho, suaviza, hidrata y nutre la piel.

Modo de empleo: puedes ponerte unas gotas de aceite en la cara por la noche antes de irte a dormir. Cuando te despiertes, tu piel estará suave, hidratada y muy radiante.

Ten cuidado de no abusar de la cantidad, ya que es muy untuoso. Sólo se necesitan unas gotas para beneficiarse plenamente del poder hidratante y antioxidante de este aceite.

Crema corporal de aceite de coco

Mujer usa en sus piernas crema corporal de aceite de coco

En verano, con las temperaturas más cálidas, ponerse crema después de la ducha no siempre es muy agradable, sobre todo si se tiene una agenda apretada y hay que vestirse enseguida. El aceite de coco viene en tu ayuda, porque puede convertirse en una excelente crema corporal.

Modo de empleo: inmediatamente después de la ducha, cuando la piel aún no está completamente seca, extiende unas gotas de este aceite de coco por todo el cuerpo. Al principio tendrás la sensación de una piel aparentemente grasa, pero el resultado con el tiempo será realmente satisfactorio: una piel suave e hidratada. Si sufres de descamación y sequedad excesiva, éste es tu remedio.

Aceite de coco para los dientes: un blanqueador natural

Tarros de cristal con aceite de coco para los dientes

Un poco de aceite de coco combinado con bicarbonato de sodio puede convertirse en un blanqueador natural y barato.

De hecho, hace que los dientes estén más blancos y brillantes sin tener que utilizar productos químicos. El uso de este aceite para la salud de dientes y encías es un método bastante antiguo, más conocido por la medicina ayurvédica.

Sus beneficios son los siguientes:

  • Dientes más blancos: es un producto totalmente natural, seguro y sin efectos secundarios.
  • Enemigo del mal aliento: gracias a su capacidad para eliminar las bacterias bucales, puede mejorar el aliento.
  • Reduce la placa y combate la gingivitis: el uso regular de aceite de coco mantiene a raya la formación de placa y la inflamación gingival.
  • Previene las caries: por su efecto antibacteriano, es un buen remedio natural para prevenir las caries.

Modo de empleo: crea una pasta de aceite de coco y bicarbonato y úsala para cepillarte los dientes. Si además quieres conseguir un efecto refrescante, añade unas gotas de aceite esencial de menta.

También puedes mezclar un par de gotas de aceite de coco con tu pasta de dientes habitual.

Beneficios del aceite de coco: ¿son todos reales?

Son muchos los beneficios del aceite de coco, también para la salud. Además del cuidado del cuerpo y de la piel, de hecho, se le atribuyen importantes propiedades, incluso para quienes siguen una dieta. Se dice que estimula el metabolismo y también puede contrarrestar la acción de agentes patógenos como virus, hongos y bacterias.

Veamos los principales beneficios atribuidos al aceite de coco, que, sin embargo, aún no han sido confirmados por estudios científicos.

¿Adelgaza el aceite de coco?

Según algunos estudios, el tipo de triglicéridos presentes en el aceite de coco puede ser capaz de estimular el metabolismo haciéndolo trabajar más rápido y ayudando así a quemar más calorías.

Se trata de grasas de cadena media que liberan energía a largo plazo y son utilizadas inmediatamente por el organismo. Por lo tanto, no crean depósitos.

Por este motivo, se ha planteado la hipótesis de que es un alimento útil para perder peso. Según algunas investigaciones, de hecho, consumir unas 3 cucharadas soperas de aceite de coco al día durante al menos 3 meses no conduciría a un aumento de peso, sino a una disminución de la grasa abdominal o visceral, la más arriesgada para la salud (sobre todo del corazón y las arterias).

Sin embargo, la comunidad científica no puede respaldar estas tesis con certeza.

Descubre todo sobre cómo acelerar el metabolismo para adelgazar.

¿Aumenta la sensación de saciedad?

Es un alimento que podría ayudar a reducir el apetito y, al hacer que las ansias de comer disminuyan, contribuyendo al control del peso.

Los causantes seguirían siendo los triglicéridos de cadena media, en particular los productos de su transformación por el hígado, es decir, los cuerpos cetónicos.

Evidentemente, no se trata de un aceite milagroso. Para perder peso de forma correcta y duradera, es necesario seguir una dieta hipocalórica y equilibrada como la que recomienda la dieta ManzanaRoja.

El aceite de coco favorece la función hepática y ayuda a la digestión

El aceite de coco también es bueno para el hígado, es decir, tiene un efecto protector sobre la función hepática, incluso en caso de hígado graso (o esteatosis hepática).

Si esto se confirmara, tomar unas gotas de aceite de coco con las comidas podría permitir una mayor lubricación del tracto digestivo. Esto facilitaría el paso de los alimentos y mejoraría la digestión.

¿El aceite de coco es bueno para el corazón?

Varios estudios especulan sobre los beneficios del aceite de coco para la salud del corazón.

El consumo regular de aceite de coco parece reducir los riesgos cardiovasculares al disminuir los niveles de colesterol, sobre todo el malo (LDL), y aumentar el bueno (HDL), además de tener un efecto antioxidante y antiestrés.

Sin embargo, esta investigación aún está en curso y todavía no se ha confirmado, por lo que siempre es una buena idea pedir consejo a su médico si padece alguna enfermedad cardiaca.

Antimicrobiano

Es sobre todo la presencia de ácido láurico (que constituye alrededor del 50% de los ácidos grasos del aceite de coco) lo que convierte al aceite de coco en un aliado de nuestras defensas contra patógenos como hongos, virus y bacterias.

De hecho, es útil en casos de cándida, herpes labial e infecciones de oído.

Por último, también se utiliza como enjuague bucal por su acción antimicrobiana, que elimina las bacterias nocivas de la boca, con lo que también mejora la salud dental y reduce el mal aliento. También puede utilizarse junto con la pasta de dientes, ya que tiene un buen efecto blanqueador y antimanchas.

Propiedades del aceite de coco para el cerebro

Algunas investigaciones indican una posible función preventiva del aceite de coco para las enfermedades neurodegenerativas y una acción potenciadora de las funciones cognitivas en general.

En efecto, como hemos visto, los triglicéridos de cadena media se metabolizan rápidamente generando cuerpos cetónicos, sustancias útiles en el tratamiento de ciertas enfermedades neurológicas.

Concretamente, existen pruebas de una mejora de las funciones cerebrales en sujetos que padecen la enfermedad de Alzheimer en fase leve. Sin embargo, esta hipótesis aún no está confirmada científicamente.

¿Es antioxidante?

Es de nuevo la ciencia la que plantea la hipótesis de las propiedades antioxidantes del aceite de coco, que parece tener una acción protectora y contrarrestante de los procesos oxidativos y, por tanto, del envejecimiento celular.

De hecho, el aceite de coco es rico en polifenoles (sustancias antioxidantes por excelencia de origen vegetal) que combaten los radicales libres.

Antiinflamatorio cutáneo y aliado del cuidado corporal

Este es uno de los efectos del aceite de coco más investigados por la ciencia. De hecho, existen varios estudios que revelan la actividad protectora de este alimento hacia la epidermis.

Es decir, sería capaz de estimular a la propia piel para que produzca moléculas antiinflamatorias. Esto también se debe a la presencia de polifenoles.

Estas propiedades también hacen que el aceite de coco sea perfecto para hidratar la piel y para el cuidado del cabello. Contiene vitamina E, un antioxidante natural muy eficaz. Por tanto, en personas con piel seca, el aceite de coco mejora la hidratación de la piel y la capa lipídica de la dermis.

Aceite de coco para alimentación: ¿es malo para la salud?

La comunidad científica sigue dividida sobre sus beneficios dietéticos. Durante muchos años, se consideró perjudicial para el cuerpo humano debido a la gran cantidad de grasas saturadas que contiene.

Los estudios científicos de la última década han intentado demostrar que las grasas saturadas de cadena corta del aceite de coco son únicas y aportan muchos beneficios, a diferencia de los ácidos grasos de cadena larga, como las grasas animales. Algunos investigadores creen que los beneficios del aceite de coco, como la presencia de ácido láurico, pueden compensar los riesgos tangibles para la salud.

Pero el año pasado, la Asociación Americana del Corazón dio la voz de alarma al analizar las graves consecuencias de este aceite en el sistema circulatorio de las personas que consumen este alimento a diario. “El aceite de coco aumenta el colesterol LDL y no existen efectos positivos científicamente probados, desaconsejamos su uso”: ésta fue la conclusión del largo análisis sobre este alimento realizado por el instituto americano.

La Escuela de Salud Pública Th Chan de Harvard, que lo califica de “veneno puro”, también ha confirmado conclusiones similares, al igual que la Fundación Británica de Nutrición, que reitera rotundamente la falta de pruebas científicas sobre los beneficios de este aceite.

Mejor usar aceite de oliva virgen extra para cocinar

A la luz de este debate, se puede concluir que la composición del aceite de coco y su alta concentración de grasas saturadas lo hacen inadecuado para una dieta diaria saludable.

Sin duda, es preferible elegir y utilizar a diario aceite de oliva virgen extra y sólo esporádicamente una pequeña cantidad de aceite de coco.

De hecho, parece que su uso esporádico no puede crear problemas de salud, siempre que no existan enfermedades cardiovasculares, colesterol alto o triglicéridos. En esos casos, es mejor ceñirse al aceite de oliva virgen extra, el único condimento que sólo beneficia al organismo.

Descubre todo sobre el aceite de oliva virgen extra.

Proceso de transformación del coco al aceite

¿Cómo elegir un buen aceite de coco?

Puedes encontrar muchos tipos de este aceite en el mercado, pero no siempre son productos de calidad. Comprueba siempre los ingredientes y elige el adecuado:

  • Prensado en frío.
  • Sin fragancias ni aditivos sintéticos.

Para asegurarse de comprar un buen producto que reúna estas características, te recomendamos que adquieras un aceite de coco de calidad alimentaria -aunque sólo si piensas utilizarlo para el cuidado de la piel- certificado ecológico, preferiblemente en un tarro de cristal o plástico.

Se trata de un elemento muy importante que hay que tener en cuenta a la hora de hacer la compra. De hecho, es sensible a los cambios de temperatura y se solidifica a temperaturas medias: su punto de solidificación ronda los 15°C y, cuando llega ahí, se convierte en una mantequilla muy espesa.

Si compras un envase poco práctico, como un tubo o incluso una botella de cristal, tendrás que pasarlo por agua caliente durante los meses más fríos para facilitar su fusión.

¿Dónde comprar aceite de coco?

El aceite de coco, ya sea puro o como ingrediente básico de otros productos de cuidado personal (cremas, lociones, dentífricos, etc.), se encuentra fácilmente en el mercado. Se puede comprar en farmacias o parafarmacias, herboristerías, supermercados bien surtidos y tiendas online.

No obstante, si optas por el aceite puro, presta atención a la etiqueta, que debe contener cierta información que indique el procesamiento del aceite: prensado en frío, puro, ecológico, refinado, desodorizado, sin refinar, etc.

Es aconsejable comprar aceite de coco puro y sin refinar, ya que no ha sufrido ningún proceso que pueda alterar sus propiedades.

Para ahorrar dinero, es mejor comprar los envases más grandes, que son proporcionalmente más baratos.

Por último, lo mejor es elegir un producto ecológico certificado sin ningún otro ingrediente añadido, es decir, aceite de coco 100% virgen.

Contraindicaciones aceite de coco

Hemos visto cómo el aceite de coco es recomendado para un todo un poco y, según algunos estudios en curso, puede ser útil para diversas dolencias o enfermedades como la diabetes, enfermedades del corazón, enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable, diarrea, Alzheimer, problemas de tiroides o para reforzar el sistema inmunológico.

Sin embargo, es importante saber que los estudios científicos siguen en curso, como decíamos, y, por el momento, no han mostrado pruebas suficientes para avalar los beneficios de este aceite para la salud.

Además, desde el punto de vista nutricional, es importante tener en cuenta que se trata de un alimento rico en grasas saturadas, por lo que su consumo no debe superar el 10 por ciento de la ingesta calórica diaria.

Aún queda mucho por descubrir sobre las propiedades de este aceite y, a pesar de sus múltiples usos e indudables beneficios (especialmente en el ámbito cosmético, cuyo uso no entraña riesgos particulares), para uso doméstico se recomienda un consumo moderado y, en todo caso, la elección de un aceite de coco ecológico y prensado en frío.

Fuentes:

Share the Post: