Administrar consentimiento de cookies
Para brindarle las mejores experiencias, utilizamos tecnologías como cookies para almacenar y/o acceder a la información del dispositivo. El consentimiento para estas tecnologías nos permitirá procesar datos como el comportamiento de navegación o identificaciones únicas en este sitio. No dar su consentimiento o retirarlo puede afectar negativamente algunas características y funciones. Política de privacidad
Aceptar

Brunch: qué es, alimentos e ideas de recetas caseras

Descubre todo lo que necesitas saber sobre el brunch: qué es, a qué hora se toma, los alimentos que se usan e ideas para recetas caseras.
brunch compuesto de diversos alimentos típicos

Tabla de contenidos

El brunch, entre tradiciones y modas, se ha convertido ya en una auténtica realidad en los hábitos alimentarios y culinarios de personas en todo el mundo. Unos más, otros menos, todos han tenido que lidiar al menos una vez con esta particular comida, pero no por ello menos fascinante e intrigante por sus ideas, platos y, sobre todo, momentos de convivencia.

Sí, porque este encuentro inesperado entre el desayuno y el almuerzo genera también una nueva forma de vivir la sociabilidad, la alimentación cotidiana y, por tanto, las costumbres. Pero, ¿qué es realmente el brunch? ¿Qué se come? ¿Puede congeniar con un estilo de vida saludable?

Intentemos responder a estas preguntas, tratando en primer lugar de entender qué significa brunch y todos los aspectos nutricionales y dietéticos que conlleva. Además, ofreceremos algunos consejos y recetas útiles para prepararlo de forma saludable.

¿Qué es un brunch?

El origen anglosajón del brunch ya se desprende de la etimología del nombre: brunch, de hecho, es una fusión lingüística de breakfast, que en inglés significa desayuno, y lunch, el equivalente a almuerzo. Un significado aún más fino si nos adentramos en la tradición culinaria del otro lado del Canal de la Mancha; normalmente breakfast significa desayuno, lunch el segundo desayuno. De hecho, brunch es puramente la unión de dos comidas, por tanto, de dos desayunos.

El brunch, en definitiva, es una comida que consiste en un híbrido entre el desayuno y el almuerzo propiamente dicho, que suele consumirse en la segunda parte de la mañana, hasta que llega la hora para el almuerzo propiamente dicho.

Un encuentro entre dos comidas que no es sólo cuestión de tiempo y modo. También se refleja en los platos y en los impactos nutricionales. Así, se puede encontrar todo lo que se espera de un desayuno dulce (desde bollería a bebidas, pasando por fruta) con el añadido de las preparaciones típicas de uno salado (desde bacon a tortitas, pasando por huevos y embutidos). Una combinación de sabores que puede acompañarse de los clásicos platos principales de un almuerzo, a base de carne o pescado, y de los siempre presentes segundos platos como ensaladas, pastas frías, etcétera.

En definitiva, un auténtico mundo culinario que representa el núcleo calórico y nutricional de cualquier dieta. Razón de más para darse cuenta de que se trata en todos los sentidos de una mezcla de las dos comidas más importantes y sustanciosas del día.

Personas brindan en un brunch con sus bebidas

Historia del brunch

Pero, ¿cómo nació el brunch? Antes del por qué, respondamos al cuándo: hace unos dos siglos en Inglaterra. Brunch, como veremos más adelante, es en cierto modo sinónimo de buffet y en aquella época, especialmente entre los aristócratas, era una rutina establecida sobre todo en las horas centrales del día. Los banquetes con mesas cargadas de todos los manjares también hacían que la gente confundiera una comida con otra.

Sin embargo, el primero en acuñar el término fue Guy Beringer en 1895. El escritor, de hecho, llamó “brunch” al desayuno del domingo, tomado un poco más tarde de lo habitual y más completo desde el punto de vista nutricional. Y la razón hay que buscarla en la necesidad de una comida más abundante, capaz de dar un empujón, energía y alimento después de las peripecias del sábado por la noche – trasnochar, fiestas, etc.

Esta costumbre arraigó sobre todo en EE.UU., donde el brunch se convirtió en parte permanente de las costumbres estadounidenses durante el siglo XX. Inicialmente los domingos, como predicaba Beringer, cuando uno se levantaba tarde por la mañana y solía saltarse el desayuno. Una forma, por tanto, de anticipar el almuerzo y retrasar el desayuno al mismo tiempo. Sin tener que renunciar necesariamente a los sabores de uno u otro.

Qué poner en un brunch: la explicación

La primera regla del brunch es que no hay platos propiamente dichos: lo dulce y lo salado se sirven juntos en una mesa fija, en la que cada uno puede elegir cómo combinar los platos. Se trata de un bufé completo, en el que el comensal decide por sí mismo qué comer, cómo y cuándo durante la comida.

Otra regla es eliminar las preparaciones demasiado elaboradas, los platos pesados y en capas, en favor de platos ligeros, visualmente atractivos pero también sabrosos. Además, todo debe ser práctico y cómodo de comer, ya que se puede comer de pie o sentado.

Por último, el consejo más importante del verdadero brunch: además de alimentarse, hay que compartir. El objetivo es precisamente compartir el placer de la mesa de manera informal, alargando el tiempo de estar juntos.

¿A qué hora es el brunch?

No es casualidad que la hora ideal para el brunch sea desde las 11 de la mañana hasta las 3 o incluso las 4 de la tarde. Un lapso de tiempo extremadamente largo e indicativo del aspecto social inherente. Por supuesto, la libertad también radica en esto (cuándo comer y durante cuánto tiempo) y puede variar decisivamente si decides prepararlo en casa de forma casera.

Brunch sobre una mesa con personas a su alrededor

¿Qué se come en el brunch?

No cabe duda de que los huevos son uno de los platos centrales de un brunch inglés tradicional: los huevos benedictinos son un ejemplo por encima de todos. Esta receta también puede hacerse en clave ligera: con una salsa holandesa hecha fundiendo yemas de huevo y yogur al baño maría, en lugar de la tradicional mantequilla; sustituyendo el bacon por un embutido, o por calabacines asados o salmón ahumado, prefiriendo el pan integral al clásico pan blanco.

Lo importante para un brunch sano y ligero es seleccionar bien los ingredientes básicos y las técnicas culinarias: cereales integrales, legumbres, pescado, carne magra, verduras de hoja, fruta a voluntad. Y además: cocción al vapor y marinado como opciones principales, pero por supuesto sin descartar el horno.

Puedes preparar excelentes magdalenas saladas, quizás con harina integral, tartas saladas de verduras, plumcakes rellenos de tomates secos y aceitunas, palitos de pan integral para acompañar el queso fresco. Esta será la base de tu menú, al que luego podrás añadir otras recetas: croissants y bagels rellenos de verduras asadas, como berenjenas o calabacines; panecillos servidos con conservas, verduras y hortalizas cocidas al vapor; chutneys creados con fruta fresca y especias como guindilla y jengibre; pero también una buena tortilla al horno.

Pescado, carne y queso: los alimentos perfectos para el brunch

Una atractiva composición de quesos frescos es un plato impresionante para presentar a los comensales. Puede elegir productos lácteos bajos en grasa, ricotta, feta o quesos blandos. Pero siempre con moderación, acompáñalos de miel de acacia o de castaño.

¿Y el pescado? Puedes preparar rollitos de pescado con pescados como sardinas y anchoas; ensaladas frescas con tomate y atún o salmón al vapor, quizás ya porcionado en muchos vasitos; albóndigas de bacalao para cocer al horno y acompañar con una salsa fresca de yogur y cúrcuma.

Incluso las hamburguesas no tienen por qué estar prohibidas: basta con preparar una con carne de pollo y servirla con una crema de aguacate, espinacas frescas y rodajas de tomate corazón de buey.

Brunch con decoración de pascua

Incluso el postre pide un hueco

El brunch no es sólo prerrogativa de los amantes de lo salado: en la mesa, como ya se ha dicho, no pueden faltar otros tantos platos dulces. Desde los platos clásicos del desayuno hasta los postres de después de comer.

Puedes empezar por la fruta, creando vistosas macedonias que se servirán en pequeños tarros herméticos: ideales para refrescar el menú en los días calurosos. Pero también tortitas de plátano -más ligeras que las clásicas- acompañadas de confituras y mermeladas; sabrosos brownies de chocolate negro, tartaletas rellenas de fruta fresca y más sabrosas utilizando miel en lugar de nata.

Incluso un postre como la tarta de queso puede servirse, ya sea tradicional o revisitado en una sabrosa variante más ligera: prueba, por ejemplo, a sustituir la mantequilla por un poco de aceite de oliva virgen extra y a preparar una crema a base de requesón y yogur desnatado. La guinda, por supuesto, será fruta fresca de temporada.

¿Qué bebidas servir y beber?

En un brunch que se precie, las bebidas son importantes. Normalmente no se sirve alcohol, y menos aún licores fuertes. Luz verde a los tés, extractos, centrifugados, zumos de cítricos, limonadas y batidos.

Para una idea original, prueba a crear un agua aromatizada: corta fruta fresca al gusto -por ejemplo, melón amarillo y grosellas, piña y lima, fresas, coco y menta- y sumérgela en uno o dos litros de agua con gas natural, junto con unas hojas de menta. Antes de servirlo, mételo en la nevera un par de horas; si sobra después de la comida, puedes conservarlo en un recipiente hermético durante 24 horas.

Ideas para brunch: las mejores recetas

Mini Tortitas

Mini tortitas con fresas y leche sobre una mesa
Calorías totales: 968 / Calorías por persona: 121

Ingredientes para 8 tortitas

  • 150 g de harina
  • 50 g de azúcar moreno
  • 1 plátano
  • 50 g de fresa
  • 100 ml de leche semidesnatada
  • 100 ml de agua
  • 10 g de mantequilla de cacahuete

Descubre cómo preparar estas deliciosas mini tortitas para el brunch.

Tostadas de aguacate

Tostadas de aguacate servidas en un plato
Calorías totales: 899 / Calorías por persona: 112

Ingredientes para 8 tostadas

  • 8 rebanadas de pan integral
  • 2 aguacates
  • 1 cebolla roja
  • Zumo de un limón
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

Descubre cómo preparar estas deliciosas tostadas de aguacate para tu brunch.

Panqueques

Panqueques bajos en calorías listos
Calorías totales: 984 / Calorías por ración: 123

Ingredientes para 8 panqueques

  • 150 g de harina
  • 50 g de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de levadura de vainilla
  • 200 ml de leche de soja
  • 2 cucharadas de aceite de maíz
  • Ralladura de un limón o una naranja
  • Sal

Descubre cómo preparar estos panqueques bajos en calorías para tu brunch.

Albóndigas de verduras

Albóndigas de verduras acompañas de salsa blanca, limón y lechuga
Calorías totales: 920 / Calorías por persona: 230

Ingredientes para las albóndigas de verduras

  • 2 calabacines
  • 2 patatas
  • 2 zanahorias
  • 4 cucharaditas de aceite de oliva extra virgen
  • 4 cucharaditas de pan rallado
  • 4 cucharaditas de queso parmesano
  • 1 cebolla
  • Harina en la cantidad necesaria
  • Perejil al gusto
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto

Descubre cómo preparar para tu brunch estas riquísimas albóndigas de verduras.

Share the Post: